Historias de la Eurocopa (II)
Cesc Fábregas rompió el maleficio de España con los cuartos de final

Historias de la Eurocopa (II)

En esta segunda parte de este recopilatorio de grandes momentos de la Eurocopa, comenzaré con la torneo de Inglaterra 96, el primero que seguí completamente y terminando con alguna anécdota de la ultima edición en Francia 2016.

Inglaterra 96: El gol de oro

La Eurocopa era albergada por primera vez en la cuna de Shakespeare y los Beatles. Además, con la innovación de aumentar la fase final a 16 equipos repartidos en 4 grupos.

Con el recuerdo del campeonato del mundo ganado como local 30 años antes, y con el eslogan de “El fútbol vuelve a casa”, los ingleses armaron un temible equipo y se colgaron el cartel de favoritos. Terry Venables contó, entre otros, con nombres como Shearer, Gascoigne, Fowler, Ince o McManaman.

A pesar del atentado del IRA en Manchester previo al Rusia-Alemania de la fase de grupos, el torneo nos dejó grandes momentos para contar.

En la fase de grupos, los anfitriones pasaron primeros junto a Holanda, y Gascoigne nos dejó destellos de su magia con un golazo contra Escocia. En el grupo B, dos de las revelaciones en el mundial de USA 94 como fueron Rumania y Bulgaria se quedaron fuera de cuartos.

En el tercer grupo la República Checa empezó a dar la campanada dejando fuera a la subcampeona del mundo Italia. La campeona, Dinamarca, se quedaba fuera debido a la irrupción de la nueva selección
croata. Maravillosa fue la picadita de Suker a Schmeichel tras recorrer el campo en un letal contragolpe.

España, aumentó su fama de encontrar en cuartos un muro insalvable. Tras hacer un gran partido ante los locales, forzó la tanda de penaltis, en donde Hierro y Nadal erraron sus disparos mientras Inglaterra mostró una gran eficacia desde los 11 metros.

La República Checa ya se había convertido en la sorpresa con nombres como Poborsky, Berger, Nedved o Kuka y tras eliminar a Portugal y Francia se plantaba en la final. Su primer gran hito desde la separación de Eslovaquia.

La otra semifinal deparó un Alemania-Inglaterra que acabaría en lanzamiento de penaltis, esta vez con un final amargo para los de casa. Southgate falló su pena maxima, y en cambio Moller acertó. Sí, nueva final para Alemania.

Los checos, pese a contar con la simpatía de todo el continente y el apoyo local en Wembley, sufrió una derrota muy cruel. La UEFA había implementado el Gol de Oro, es decir, si un equipo marcaba durante la prórroga, se convertía en campeón automáticamente.

Bierhoff, que por su cara de incredulidad en la celebración del gol que anoto en el 115’, parecía no entender muy bien la nueva regla, pese a que le acababa de dar el tercer y último de los títulos continentales a Alemania.

Belgica y Holanda 2000: La estrella de Zidane da el doblete a Francia

Este fue el primer torneo con dos países organizadores y nos dejó varias sorpresas desde el primer día.

En el grupo A, Alemania e Inglaterra se quedaron fuera. Los bávaros, que habían tocado fondo en el mundial de Francia, acabaron por hundirse aún más en la última posición con un solo punto.

Turquía se convertía en la nueva cara agradable eliminando a Bélgica en el segundo de los grupos. Mientras tanto Italia arrollaba con 9 puntos en el grupo D.

España firmó uno de los grandes momentos del torneo. En el minuto 94 del último partido ante Yugoslavia, los de Camacho estaban eliminados cayendo por 2-3. Un penalti transformado por Mendieta, no era suficiente ya que Noruega pasaba en el triple empate a 4 puntos. Entonces un minuto más tarde se obró el milagro en los pies del mago de las botas blancas, Alfonso, que dio una victoria agónica a España,  que finalmente conseguía el pase a cuartos como primera de grupo.

En esta ronda una vez más la selección se encontró con los penaltis, y Raúl, ya una estrella mundial, fallaba el penalti que nos mandaba a casa.

Una de las mejores selecciones holandesas desde aquella del 88, la cual contaba con Kluivert, Bergkamp,
Overmans, Davis, Van der Sar, o los hermanos De Boer, endosó la mayor de las goleadas hasta hoy en una euro (6-1 a Yugoslavia). Sin embargo, los tulipanes se vieron sorprendidos en semifinales por una férrea defensa Italiana con unos jóvenes Nesta y Cannavaro, capitaneados por una leyenda como Maldini.

En el otro partido, Zidane dio un recital memorable ante la Portugal de Figo. La final en Rotterdam, se convirtió en un duelo Zidane frente a Totti. Italia tocaba la gloria cuando Wiltord, en el 92 igualó el gol inicial de Delvecchio. Entonces, el ariete juventino, David Trezeguet, le daba el doblete a los galos en la prorroga: campeones del mundo y campeones de Europa.

Portugal 2004: La épica Helena.

Nuestros vecinos albergaron un torneo con la intención de consagrar a su generación dorada. A los Figo, Rui Costa, Couto, Pauleta, se habían unido Deco, Carvalho, Tiago, Helder Postiga, Simao y un chavalito llamado Cristiano Ronaldo.

España, con una convocatoria muy ilusionante, decepcionó junto a Italia o Alemania al no pasar de grupos. En el caso de los transalpinos con un polémico biscotto entre Dinamarca y Suecia, a los que les valía el empate en el tercer partido.

En las eliminatorias, Portugal avanzó con paso firme deshaciéndose de Inglaterra y Holanda. Por el otro lado del cuadro, la República Checa parecía haber encontrado otra nueva prometedora generación con la irrupción de Baros, Rosicky, Cech y con veteranos como Nedved, Poborsky o el gigante Koller.

Aquel 4 de julio, Charisteas enmudeció el Estadio Da Luz y su gol conllevo a las lágrimas de un país reflejadas en las de un joven CR7.

Sorprendentemente, Grecia, con juego muy ortodoxo y un resultadismo absoluto (los griegos solo marcaron más de un gol en el partido inicial, cuando batieron a Portugal por 1-2) se plantaron en la final.
Aquel 4 de julio, Charisteas enmudeció el Estadio Da Luz y su gol conllevo a las lágrimas de un país reflejadas en las de un joven CR7.

Austria y Suiza 2008: El momento del Tiki-Taka

Tras una nueva decepción en el Mundial de Alemania, Luis Aragonés decidió romper con el tradicional estilo aguerrido español. Se deshizo de pesos pesados como Raúl, Albelda, Salgado, Cañizares o Joaquín. El «Sabio de Hortaleza» apostó por un fútbol de asociación basado en la escuela del Barça, dando el protagonismo a Xavi, Silva o Iniesta.

Sin duda, la gran decepción fue Inglaterra, que no consiguió clasificarse para la fase final del torneo. Una vez iniciado el mismo, Francia quedo fuera a las primeras de cambio y el campeón griego volvió a la realidad acabando último de su grupo.

En cuartos España se volvía enfrentar a su peor pesadilla: los cuartos de final. Esta vez, Iker Casillas
empezó a escribir su leyenda con una fabulosa actuación en los penaltis, y terminó clasificándose gracias gol de Cesc Fábregas en el último lanzamiento.

La Rusia de Arshavin o Pavlyuchenco disputaba a España el honor de practicar el mejor fútbol del campeonato hasta que se vieron las caras en el Estadio Ernst Happel de Viena. Aquel día, los de dorado dieron una de las mayores exhibiciones que se recuerda en la historia del fútbol. Una contundente victoria por 3-0 permitía jugar a la selección una final por primera vez desde Francia 84.

Por supuesto, se jugaba contra la historia y el peso de Alemania. Pero para aquel entonces los Ramos, Puyol, Marchena y Capdevilla ya habían adquirido tal seguridad que neutralizaron cualquier ataque alemán. «La Roja» tuvo la suerte entonces de contar con dos delanteros de primera talla mundial, que
se encontraban en su mejor momento. Gracias a eso «El Niño» Torres arrancó en una de sus famosas galopadas tras el pase de Xavi, como las que hacía en el Liverpool, para ganarle la espalda a Lahm y picar el balón ante la salida de Lehmann.

Este torneo marco el inicio de una nueva Era: la de la España del Tiki-Taka.

Ucrania y Polonia 2012: Cuando fuimos los mejores

España ya era el rival a batir y aspirante a ser triple campeón por primera vez en la historia. Esto significaba ser capaz de ganar Eurocopa, Mundial y Eurocopa de nuevo. En estos 4 años, Del Bosque había adaptado al equipo a competir contra rivales que temían el juego español y se encerraban.

Con respecto a 2008, el control del balón desde atrás aumentó con la entrada en el once de Piqué, Busquets o Xabi Alonso. El equipo buscaba entrar por las bandas con las llegadas de Jordi Alba y Arbeloa. A su vez, el equipo incorporó el concepto de falso 9 ante la lesión de Villa y el bajo momento de Torres. Cesc se encargó de cumplir ese rol.

No hubo grandes sorpresas en la fase grupos. Más allá de los 0 puntos de Holanda, todos los favoritos avanzaron. En semifinales, una renovada Italia, alejada del catenaccio y bajo la batuta de Pirlo ganó por  1-2 a Alemania con doblete de un desatado Balotelli.

La final de Kiev fue el summum de aquella época en la que, como dice la canción de Loquillo, fuimos los mejores y admirados por todo el mundo. Un recital del jugador más representativo de aquella generación, Xavi Hernández guió a la selección en una memorable goleada por 4-0.

Francia 2016: La Gloria Lusa

Tercera vez que Francia se hacía cargo del torneo. El primero con 24 equipos en la fase final y, por tanto, la incorporación de una eliminatoria extra.

Cabe destacar la vuelta de la polémica política durante el partido de clasificación entre Serbia y Albania. El encuentro se tuvo que interrumpir cuando un dron sobrevoló el estadio del Partizán con una bandera de la Gran Albania dentro del conflicto que enfrenta a los dos países históricamente por el control de Kosovo.

Volviendo puramente a lo futbolístico, esta última Eurocopa nos dejo imágenes agradables como la vuelta de Hungría a una fase final, el hermanamiento de los jugadores de Islandia con sus aficionados y la pegadiza canción que los nordirlandeses dedicaron a Will Grigg, con el “Grigg is on Fire”.

Vivimos el declive del Tiki-Taka y una nueva decepción los three lions ingleses. Gales fue la revelación alcanzando las semifinales después de cargarse a la favorita Bélgica. Y Griezmann se convirtió en la estrella guiando con 7 goles a su equipo a la final en casa.

Portugal que había practicado un futbol de los más pragmático, consiguió llegar a la final guiada por su estrella, Cristiano Ronaldo. Su primer titulo internacional se consume aplicando el mismo dolor que ellos vivieron 12 anos después, al ganar a los anfitriones.

Sorprendentemente el héroe luso no fue el cinco veces Balón de Oro, ya que el de Madeira tuvo que retirarse en el minuto 25 lesionado. Un inesperado protagonista, Eder, se coló en la prorroga para dar a Portugal lo que Eusebio, Figo o Futre no habían conseguido en el pasado.

En el Pensador de Apuestas, esperamos poder añadir nuevas grandes momentos a esta antología tras la Eurocopa de 2021.

Juega con responsabilidad y solo si eres mayor de 18 años.

Acerca de Juan Luis

Analista de fútbol. Enfermo de fútbol. Colaborador en Pensador de Apuestas.