Historia de la Copa América
Esta noche se disputa la final de la Copa América

Historias de la Copa América

Nos encontramos a las puertas de escribir un nuevo capítulo en la historia de, tal y como reza su lema, el torneo de selecciones absolutas vigente más antiguo del mundo: la Copa América

Esta edición tan especial debido a los actuales problemas sanitarios a nivel mundial que vivimos, ha querido que el encuentro definitivo vaya a ser el clásico del fútbol sudamericano, nada menos que un Brasil-Argentina en Maracaná.

Este partido que transciende mas allá de la pasión de sus aficiones, no es solo un Messi contra Neymar, es un Maradona contra Pele, el potrero contra el jogo bonito, el tango contra la samba, el mate contra la caipiriña, el Obelisco contra el Cristo del Corcovado…

Una vez acabe la final y el capitán de la selección ganadora levante el trofeo, una nueva placa de reconocimiento al campeón será grabada en su base. Otras imágenes de esta Copa América 2021 ya han sido grabadas en nuestras retinas. Un torneo que empezó no sin suficiente polémica.

La CONMEBOL, que adjudicó la organización del torneo para el año 2020 a Argentina y Colombia, tuvo que posponer el Campeonato por la pandemia mundial hasta el 2021. A partir de ahí, vino la renuncia de los dos países elegidos por razones de seguridad ante el Covid-19. Después, el siempre polémico presidente brasileño Bolsonaro, ofreció su país como sede, pese a la impopularidad de la sociedad por este evento y al desplante de los jugadores de la canarinha.

Finalmente los grupos se organizaron por localización geográfica, norte y sur, y por primera vez desde 1993, no ha habido selecciones invitadas.

Los estadios vacíos, desde Brasilia a Rio de Janeiro, pasando por Cuiaba y Goaina, han sido escenario de momentos ya míticos, como las intimidaciones del portero argentino Martínez a los lanzadores colombianos en semifinales, el cortocircuito de Gabriel Jesús con su patada al chileno Mena, el “penalti” de fuera del área de Messi a Ecuador, el baile de Yerry Mina en la tanda frente a Uruguay o la brillante actuación del ítalo-peruano Lapadula

Después de una frecuencia de campeonatos bianual, la CONMEBOL se unificará a otras federaciones internacionales, y el torneo pasará a disputarse cada cuatro años. Mientras esperamos al 2024 os invito a recorrer conmigo el viaje que nos trajo a esta final a través de todas sus ediciones.

Primeras ediciones. Campeonato sudamericano de selecciones.

Después de una primera edición de prueba, Argentina fue la casa del primer torneo oficial en 1916, el llamado Campeonato sudamericano de selecciones. Se creó para celebrar la independencia de su país. Precisamente, este fin de semana, vuelven a jugar una final en la fecha de este acontecimiento histórico.

El uruguayo Piendibene anotó el primer tanto del torneo en la victoria de Uruguay por 4-0 a Chile. Por aquel entonces, los charrúas eran la potencia mundial de este deporte. Sorprende que un país de poco mas de un millón de habitantes, no solo dominaba el fútbol sudamericano (7 títulos hasta 1935), sino que se sirvió de la plaza que concedía este campeonato continental para disputar las olimpiadas y así ganar las 2 medallas de oro que acompañan a las dos estrellas por los títulos mundiales en su escudo. Cabe destacar que en aquella época, los Juegos Olímpicos eran el gran torneo futbolístico a nivel mundial.

La Copa América siguió celebrándose anualmente, con la incorporación al grupo de los fundadores (Argentina, Brasil, Chile y Uruguay) del resto de países del continente, Paraguay (1920), Bolivia (1926), Perú (1927), Ecuador (1939) y Colombia (1945).

El evento se fue consolidando, y las sedes fueron alternando entre los países originales hasta la celebración en Perú el torneo de 1927.

La final del primer Mundial de la historia en Uruguay 1930, generó una fuerte enemistad entre los uruguayos y argentinos que forzó a cancelar la reunión de selecciones hasta el año 35, el último que dio plaza para las olimpiadas.

Hasta 1967. Decadencia del torneo.

En 1939, Perú fue la primera campeona después de Argentina, Brasil y Uruguay, ganando en casa un torneo de solo 5 participantes sin la presencia de la albiceleste y la canarinha.

A partir de entonces el evento entró en una espiral de decadencia, con torneos sin intervalos fijos, alternando algunas ediciones no oficiales con otras reconocidas por la CONMEBOL

De este periodo, cabe destacar el primer entorchado de Paraguay en 1953 y el de Bolivia, como local, 1963.

Uruguay celebró la última copa en 1967, con la primera participación de Venezuela, antes de entrar el torneo en un periodo de hibernación de 8 años.

1975-1983. La Copa América

Después de un largo parón la Conmebol decide retomar el torneo, empezando por un cambio de nombre, el actual de Copa América, sin sede fija y un formato diferente a la liguilla de todos contra todos, tal y como se configuraba en el pasado.

El nuevo formato contaba con 10 equipos repartidos en 3 grupos de 3, con el ultimo campeón, Uruguay, esperando directamente en semifinales, y con partidos de Ida y Vuelta.

La edición del 75 necesitó de tres partidos en la final. Tras la victoria de Colombia en la ida y la respuesta de Perú en la vuelta. Aquel desempate en campo neutro, el Olímpico de la UCV de Caracas vio como Perú conseguía levantar su segunda copa, con el mejor equipo de su historia, que contaba entre otros con, Sotil, Oblitas, Chumpitaz y con Teófilo Cubillas, elegido como mejor jugador del torneo.

El 79 fue el primer torneo que Maradona disputó con la absoluta de Argentina, la cual partía como favorita tras haber salido campeona del mundo un año anterior en casa. Pero la mala suerte quiso que se vieran de nuevo emparejados en el grupo de 3 con Brasil, que ya contaba con los Sócrates, Zico o Falcao.

Todas las predicciones se fueron abajo en semifinales, ya que Chile eliminó a la potente Perú, y una sorprendente Paraguay, con Roberto Fernández, Kiese, Cabanas o Romero consiguió aguantar un empate en Maracaná después de haber ganado por la mínima en Asunción.

Los guaraníes ganarían la final a triple partido después de imponerse por 3-0 en casa, perder por 1-0 en Santiago de Chile, y empatar a 0 en el Estadio José Amalfitani de Buenos Aires.

La última edición sin sede fija, la del 83, volvió a dar un título a una Uruguay liderada por Rodolfo Rodríguez, Carlos Aguilera y un jovencito Enzo Francescoli.

Aunque esta vez Argentina se deshizo de Brasil en el doble partido de grupo, volvió a quedar fuera de semifinales después de dos inesperados empates frente a Ecuador.

33 años después del maracanazo, Uruguay volvía a ganar a Brasil una final en casa de los brasileños, sosteniendo días más tarde un empate en Montevideo.

Brasil 1989: Una espera de 40 años

Parece mentira que Brasil estuviera desde el año 49 sin ganar este torneo, más teniendo en cuenta que en ese periodo contó con Pele o los míticos equipos del Mundial del 70 y 82. Por lo que el país recibió el torneo con gran entusiasmo por la posibilidad de ganar el cuarto título de su historia.

Como en la actual edición, los 10 equipos quedaron repartidos en 2 grupos de 5, y el actual campeón ya no tendría la ventaja de pase directo a la semifinal. Los dos primeros de cada grupo se juntarían en una segunda fase que decidiría al campeón a los puntos.

Pese al favoritismo inicial, Brasil rozó la tragedia en casa de nuevo, y solo puedo pasar como segunda de grupo tras un agónica victoria en Recife ante el líder, Paraguay.

Aunque era última Copa América de Maradona con Argentina, un equipo en plena madurez y a las puertas de una nueva final mundial, la de Italia 90, pasó segunda de grupo detrás de la Uruguay de Francescoli y Rubén Sosa.

Una joven generación, semilla de la campeona del mundo en USA 94, con jugadores como Romario, Bebeto (goleador del torneo), Dunga, Mazinho, Branco, Taffarel… consiguió vengarse de Uruguay y su maracanazo ganando el ultimo encuentro del grupo, el cual se percibió como una final, ganando en el mítico estadio de Rio de Janeiro.

Chile 1991. El renacimiento de la albiceleste

 

Con una formato similar a la edición anterior, la Argentina subcampeona del mundo comenzaba una nueva etapa tras la marcha de Bilardo y la sanción por dopaje de Maradona y su retiro de la selección.

El “Coco” Alfio Basile, hizo una completa renovación del plantel. A algunos veteranos como Ruggeri, Goicoechea o Caniggia incorporó una generación de jóvenes talentos como Simeone, Leo Rodriguez, Astrada, Latorre, el “Turco” Mohamed (ex entrenador del Celta), Gamboa y sobre todo Gabriel Omar Batistuta, revelación del torneo y goleador con 6 tantos.

Como era de esperar, los argentinos lideraron su grupo, seguidos del anfitrión Chile, que contó con el segundo goleador, un joven Ivan Zamorano. En el otro grupo cafeteros y brasileños pasarían sin apuros a la segunda fase.

Esta parte del torneo dejó partidos memorables como el violento Brasil-Argentina, con 5 expulsados, o el Chile-Colombia con penalti parado de Higuita a Zamorano.

En el decisivo partido entre Argentina y Colombia, brilló la figura de Goicoechea que contuvo los intentos de empate de los cafeteros después de los goles iniciales de Rodríguez y Batigol. Finalmente Ruggeri alzó el torneo en el estadio Nacional de Santiago de Chile

 

Ecuador 1993. El último título argentino

 

Esta edición se caracterizó por ser la primera con 12 equipos tras la invitación de México y USA al torneo. Sorprendentemente los Aztecas acabarían alcanzando la final en su primera participación.

Se formaron 3 grupos de 4 con acceso a cuartos de los dos primeros de cada grupo más los 2 mejores terceros. La competición tuvo 6 sedes, Machala, Poroviejo, Cuenca, Ambato y Guayaquil.

Argentina revalidó el título, pese a un torneo muy discreto en el que solo ganó dos partidos, el inicial y la final, y que se encomendó a su portero para sacar adelante por penaltis los cruciales enfrentamientos a Brasil y Colombia.

La gran final en el Estadio Monumental de Guayaquil fue el lugar donde Ruggeri levanto el último gran torneo argentino hasta la fecha. Un gol de Batistuta adelantó a los albicelestes, mientras que la igualada llegaría por parte de Galindo desde los 11 metros.

El partido se resolvería gracias a una jugada de gran viveza por parte del Cholo Simeone, que asistió de forma inesperada desde un saque de banda a Batistuta para que anotara su segundo gol y, a la postre, el definitivo.

 

Uruguay 1995. Los charrúas y Francescoli se coronan en casa

 

El torneo viaja a Uruguay, la cual cuenta con un gran equipo para consagrase como local con jugadores como Bengoechea, Otero, Poyet, Manteca Martínez, Fonseca y su capitán, Enzo Francescoli, que sería elegido mejor jugador del torneo después de ganar su tercera Copa América.

En el grupo A los anfitriones lideraron cediendo solo un empate ante México. En el grupo del campeón del mundo en el 94, Brasil, no hubo sorpresas y los favoritos sumaron 9 de 9. La gran sorpresa llegó en el grupo C, donde los yankees pasaron como primeros tras el doblete de Wynalda a Chile, una derrota ante Bolivia, y una goleada en el último partido por 3-0 a la Argentina de Passarella que alineó a los suplentes, y rompió su racha de 16 partidos invictos en el torneo.

Este resultado hizo que los cuartos depararan un Brasil-Argentina, que acabó con empate a 2, con un polémico gol de Tulio, en el que pareció ayudarse de la mano, “la mano de Dios” brasileña.

Los brasileños se encontraron un rival más duro de lo esperado en la semifinal ante USA, que había eliminado a México en penaltis en cuartos. Un solitario gol de Aldair fue suficiente pese al sufrimiento de los últimos minutos. Por el contrario, Uruguay avanzó a la final sin mayor problemas derrotando a Bolivia y Colombia.

Brasil buscaba esa ansiada venganza en tierras uruguayas, pero el gol de Bengoechea igualó el de Tullio y la final llegó a los penaltis. Fue precisamente el atacante brasileño el que falló su penalti y Manteca Martínez sí que anotó el suyo para dar a Uruguay su decimoquinta copa.

 

Bolivia 1997. Nace la hegemonía brasileira

 

Esta edición llegó con la controversia de la sede elegida, por la dificultad de jugar en la altura de las ciudades bolivianas, un factor que daba a los locales una ventaja que contrarrestaba sus limitaciones en el terreno de juego. Aunque sí cabe destacar que contaba con algunas individualidades como las de Etchevarry, Peña o Edwin Sanchez que les había llevado a disputar el mundial del 94.

Costa Rica era invitada por primera vez para sustituir a Estados Unidos.

En el grupo A, Ecuador sorprendió al pasar como primera de grupo beneficiándose de estar acostumbrada a jugar en las alturas. Argentina, que se presentó sin sus figuras europeas, y que contaba con un equipo plagado de jugadores locales liderados por el Muñeco Gallardo, sufrió para ser segunda.

Los anfitriones arrasaron en su grupo sin ceder un punto, y otro equipo acostumbrado a jugar en alto como Perú, le acompañó a cuartos.

Brasil, presentó un equipo que maravillaría por años. Ronaldo y Romario lideraban un grupo que contaba con Cafú, Roberto Carlos, Dunga, Mauro Silva, Djalminha, Giovani y un joven Denilson, el cual deslumbró con luz propia en el torneo. Los brasileños machacaron a sus rivales en la fase de grupos.

En cuartos Perú se cargó a Argentina, mientras que una falta de Etchevarry y un misil de Edwin Sanchez eliminaban a Colombia. Un estelar Ronaldo doblegaba a Paraguay y México se deshizo de Ecuador en penaltis.

Bolivia ganó 3-1 a México en las semis, mientras que Brasil endosó un histórico 7-0 a Perú, aunque pagó el precio de la lesión de Romario, que le impidió jugar la final.

Ni la altura, ni los árbitros, ni los aficionados locales fueron obstáculo para un tren que ya había arrancado. Una sensacional actuación de Ronaldo y Denilson arrollaron a Bolivia ganando la final por 3-1.

 

Paraguay 1999. Brasil enamora, Rivaldo decide.

 

Pese a la decepción de la final perdida en París un año antes, Brasil llega como clara favorita a llevarse torneo, y al equipo campeón hace dos años y dirigido por Luxemburgo incorpora a Rivaldo y a un joven del Gremio llamado, Ronaldinho.

México y Japón serian las selecciones invitadas, siendo los nipones el primer país de otro continente en participar.

El primer partido del Grupo A dejó el primer goleador de un no nacido en el continente americano. El mítico Miura anotó en el empate a 2 frente a Perú, y es que el brasileño nacionalizado por Japón, Lopes, había marcado el gol inicial del país del sol naciente. Los locales acabarían liderando este grupo.

Brasil, llegó, dejó las maletas, y le metió un 7 a 0 Venezuela como carta de presentación, donde un joven dentudo, Ronaldinho Gaucho, se estrenó como goleador. México y Chile fueron las otras dos selecciones en pasar en este grupo

Sin duda el gran momento para el recuerdo del grupo C serian los inolvidables 3 penaltis fallados por Palermo ante Colombia, la cual acabaría liderando el grupo C.

El partido más destacado de cuartos volvió a ser el clásico sudamericano, con una nueva victoria brasileña, esta vez por 2-1 tras una magistral falta de Rivaldo y el gol de Ronaldo al “Mono” Burgos

Uruguay alcanzó una nueva final, tras ganar en penaltis a Chile, mientras que otra gran noche de Rivaldo sirvió para dejar atrás a México.

No hubo color en la final, y un contundente 3-0, con doblete de Rivaldo, hizo que La Verde-Amarela volviera a ganar el titulo de forma aplastante, con 6 victorias de 6 tal y como hicieron en Bolivia.

 

Colombia 2001. Los Cafeteros albergan y ganan su primera Copa.

 

La tensión por los enfrentamientos entre las tropas del gobierno y las FARC, puso en peligro que Colombia albergara por primera vez este torneo.

Al peligro por los ataques terroristas el presidente Pastrana manifestó que «quitarle la Copa América a Colombia sería el peor de los atentados”

Esta inseguridad hizo que Argentina renunciara a participar y que Brasil acudiera sin sus estrellas europeas.

Por tanto 3 selecciones fueron invitadas, México, Costa Rica, y por primera vez Honduras, una agradable sorpresa que terminó tercera.

Colombia, Costa Rica y Brasil lideraron sus grupos. La gran sorpresa llegó en cuartos, cuando los Catrachos eliminaron a los campeones de las dos ediciones anteriores.

Solos los anfitriones pudieron parar a esta revelación hondureña en semifinales. A la satisfacción por el tercer puesto, los centroamericanos sumaron el orgullo de contar con el reconocimiento como mejor jugador del torneo al centrocampista Guevara.

48.000 espectadores vibraron en el Estadio Nemesio Camacho EL CAMPIN de Bogotá con el gol del defensor Ivan Córdoba a México para alcanzar el mayor logro de su selección hasta ahora.

 

Perú 2004. Vuelve el imperio de Brasil.

 

Tras 3 años de espera, en esta edición, los brasileños, que habían ganado el mundial de 2002, llegaron con una selección “B’, pero contaban con la prometedora figura del Inter de Milan, el «emperador” Adriano Leite.

Los locales habían juntado un nueva hornada que hacia soñar con los logros de la selección de los 70. Pizarro, Farfan, Solano, Rebosio o Acasiete eran algunos de esos nombres. Pese a ello solo fueron capaces de ser segundos en un grupo encabezado por Colombia.

Bielsa tuvo una segunda oportunidad, tras uno de las mayores decepciones en el país de La Pampa, el Mundial de Japón y Corea. Una renovación con jóvenes jugadores, muchos de los que ganarían el oro meses después en Atenas, confeccionaban aquella plantilla. Mascherano, Tévez, Saviola, D’Alessandro o Lucho Gonzalez, se unían a algunos consolidados como Heinze, el Kily Gonzalez, Ayala o Sorín.

México acabaría arrebatando el primer puesto del grupo a Argentina al igual que hizo Paraguay con Brasil en el grupo C.

Un golazo de Tévez de falta ante Perú, sacó del atolladero a la albiceleste frente a Perú en cuartos. Colombia defendía su estatus de campeona eliminando a Costa Rica. El doblete de Darío Silva a Paraguay sirvió para clasificar a su equipo.

Un penalti forzado por Adriano, otros dos tantos suyos y una asistencia a Oliveira firmaban la goleada a México en cuartos.

En semifinales Tévez, Sorín y Lucho Gonzalez ilusionaban a los seguidores argentinos con sus goles a Colombia, brindándoles una nueva final 11 años después. En cambio a Brasil le costo sufrir más de la cuenta ante Uruguay, y los penaltis decidieron su participación en la final.

Por primera vez se disputaría un clásico sudamericano en la final, con Argentina con cierto favoritismo, por que el equipo había ido de menos a más bajo la batuta del Loco Bielsa, que vivía obsesionado por alcanzar la gloria con la selección.

En el Estadio Nacional de Lima, el Kily anotó primero de penalti, mientras que Luisao igualó al final de la primera parte. Llegando al final del partido, el Chelito Delgado hizo que las gargantas argentinas reventaran de euforia con su gol en el 87.

En la última jugada del tiempo añadido Adriano empató y el partido se decidiría desde el punto fatídico. Bajo el arco, el portero Julio Cesar se agrandó y paró el penalti de D’Alessandro, mientras que Heinze envió el suyo a las nubes.

Risas para los brasileños, llantos para los argentinos.

 

Venezuela 2007. Debut de Messi amargo.

 

Por primera vez Venezuela seria la sede del torneo, y los invitados, tal y como en 1993 serían México y Estados Unidos.

Basile había tomado el timón de la selección argentina por segunda vez en su carrera tras la renuncia de Pekerman al finalizar el Mundial de Alemania. Y se convertiría en el único entrenador del mundo en haber dirigido a Maradona y a Messi.

En el primer grupo, la vino tinto no solo consiguió su primer triunfo en la Copa desde su unión en 1963 sino que aprovechó su condición como local para acabar primera de grupo.

México volvió a sorprender en una Copa América derrotando a los de Dunga para conseguir ser el líder del grupo B.

En el grupo C Argentina convencía con 3 victorias y un equipo que compenetraba a la vieja guardia (Ayala, Zanetti, Verón, Crespo, Riquelme, Aimar) con la nueva camada (Messi, Mascherano, Gago..)

Los cuartos dejaron grandes goleadas. Uruguay acababa con el sueño de los locales por 4-1, Brasil endosaba un 1 a 6 a Chile, México también hacia un set en blanco a Paraguay y Argentina ganaba 4-0 a Perú. Sin duda llegábamos a unas semifinales más igualadas que nunca.

El empate a 2 entre brasileños y uruguayos se decidió con el penalti de Doni parado a Lugano.  Argentina con goles de Heinze, Messi y Riquelme se planta en la final como gran favorita.

Segundo clásico consecutivo en la final, y mismo desenlace. Este vez, sorprendentemente, Brasil arrollo 3 a 0  a Argentina, y Messi perdía su primera gran final.

 

Argentina 2011. Amargura local

 

La rotación entre los 10 países sudamericanos como anfitriones ya se había completado y los argentinos se volvían a hacer cargo de la celebración del torneo contando con la ilusión de que el ya consagrado mejor jugador del mundo vistiera su camiseta.

4 años de paréntesis habían dado para mucho, corría el rumor de que a Basile se le había hecho la cama en Pekin 2008 para que Maradona asumiera el cargo, eso desencadenó la renuncia de Riquelme a la selección. Tras el mundial de Sudáfrica, el Checho Batista, seleccionador olímpico, se hizo cargo del equipo.

México y Costa Rica fueron los invitados, por la renuncia de Japón.

El inicio de los locales fue dubitativo y la Colombia de Falcao se alzó con el liderato del grupo A. En el segundo grupo, Brasil también sufrió para lograr el pase, seguidos de Venezuela. El ultimo grupo fue liderado por Chile.

Venezuela daba la sorpresa en cuartos plantándose en semifinales después de eliminar a Chile, parecía que la vino tinto había dejado de ser la cenicienta del continente. Por otro lado Paraguay protagonizaba otra machada derrotando a Brasil y Perú acabó con Colombia.

La gran sorpresa se produjo en el estadio Estinalao Lopez de Santa Fe. Uruguay lleva a los penaltis a los locales pese a jugar con uno menos toda la segunda parte. Entonces Muslera se convirtió en el ogro de los argentinos y dio la victoria en el clásico de la Plata tras el error de Tévez.

Cabe destacar que por aquel entonces ya era un secreto a voces la mala relación entre Messi y Tévez, que había sido apartado de la selección y al que Batista decidió convocar ante la presión del público que lo idolatraba, y debido incluso a presiones políticas.

El destino quiso que Tévez fuera él que fallara aquel decisivo penalti.

Uruguay ganó su semifinal a Perú y solo los penaltis evitaron que Venezuela alcanzara la proeza de llegar a esa final.

Uruguay, al igual que en el primer torneo del nuevo formato, el del 87, volvió a ganar en Argentina, para conseguir su título número 15 y así ser la selección mas ganadora de este torneo.

Sin duda el mayor logro de la ultima generación dorada charrúa, la de los Luis Suarez, Forlan, Cavani, Godín, Lugano..

 

Chile 2015. La Roja por fin campeona.

El torneo llegaba a Chile de nuevo, y esta vez Sampaoli había recogido la semilla sembrada en el país años atrás por Bielsa para recoger los frutos de la mejor generación de su historia. Los Claudio Bravo, Vidal, Alexis Sanchez, Vargas, Medel, Isla… acabarían ganando el torneo por primera vez para Chile

Las selecciones invitadas fueron, México, que acudió con su segundo equipo, y por primera vez, Jamaica. En esta edición se eliminó la prórroga hasta la final.

Los locales ganaron todos sus partidos para liderar su grupo y Bolivia fue segunda dejando fuera a Ecuador y México. La Argentina de Agüero y Messi solo cedió un punto en su grupo mientras que Brasil acabo primera también en el suyo.

Chile se deshizo de los campeones, Uruguay, por la mínima, con la recordada expulsión de Cavani tras la provocación de Jara, el cual que le metió el dedo en “la puerta de atrás».

Un hattrick de Guerrero dio el triunfo de Perú frente a Bolivia.

Por su parte Tévez se resarció desde el punto de penalti de su fallo 4 años atrás para dar el pase a semifinales frente a Colombia en la tanda. Por penaltis también, Paraguay dejó fuera a Brasil.

Chile ganó a Perú en semifinales y volvía a jugar el partido definitivo por primera vez desde el 87. Argentina destrozó a Paraguay por 6-1 y sin duda veía más cerca que nunca el primer titulo de Messi con su país.

Sin embargo, los chilenos aguantaron los envites argentinos para mantener el cerocerismo y llegar a los penaltis donde Higuain y Banega fallaron frente a Bravo e hicieron iluminar el cielo de Santiago con fuegos artificiales para los anfitriones.

 

Estados Unidos 2016: La Copa Centenario, Chile bicampeona.

La Dederación Sudamericana quiso celebrar un torneo para conmemorar el Centenario de la creación del mismo. Esta edición especial fue en Estados Unidos, por tanto por primera vez fuera de Sudamérica, y con la participación de hasta 16 selecciones. Además se creó un trofeo especial bañado en oro

A los 10 de la CONMEBOL se unieron 6 de la CONCACAF (Estados Unidos, México, Costa Rica, Panamá, Haití y Jamaica).

Estados Unidos, como local, pasó primera del Grupo A. En el segundo de los cuatro grupos de 4 equipos, Brasil caía eliminada a las primeras de cambio y la clasificación fue para Perú y Ecuador. México y Venezuela dejaron fuera a Uruguay en el grupo C. Mientras que Argentina con 9 puntos y Chile con 6 siguieron Adelante en el ultimo de los grupos.

Estados Unidos, Colombia, Argentina y Chile que goleó 7-0 a México serian las semifinalistas.

Una goleada albiceleste frente a los norteamericanos y la victoria chilena por 2-0, brindaban, solo un año después, la oportunidad para que Argentina tuviera en la mano su revancha frente a Chile.

La final en el estadio MetLife de New Jersey fue la que contó con más espectadores en la historia, 82.000 personas presenciaron el partido.

El 0-0 se repitió  y la tensión volvió a los 11 metros, en donde las dos estrellas fallaron, Vidal y Messi, al cual, quizás, la losa en la espalda, ya le pesaba demasiado. El fallo final de Biglia y el gol de Silva daban el título de forma consecutiva a Chile

 

Brasil 2019. La novena, en casa.

Brasil volvía a albergar el torneo con la ilusión de poder ganar en Maracaná, lo que no había logrado, 3 años atrás en el mundial que habían celebrado.

La gran novedad fue la utilización del VAR por primera vez y 12 equipos volvió a ser el numero de participantes.

Estados Unidos y México declinaron la invitación para centrarse en la disputa de la Copa de Oro de la CONCACAF. Finalmente fueron dos países asiáticos los invitados, Japón y Qatar.

Brasil se impuso en su grupo, seguidos de una Venezuela liberada de complejos del pasado.

Colombia hizo pleno en el segundo grupo, despertando la ilusión de dar un título a una gran generación cafetera. Argentina se vio en apuros para conseguir el pase

Uruguay y Chile se jugaron el liderato del Grupo C, con victoria para los primeros.

Argentina fue la única que no ganó por penaltis en cuartos, cosa que si tuvieron que hacer Chile, Brasil y Perú para avanzar a semifinales.

Chile, que sonaba con el triplete, se vio sorprendida por la Perú del seleccionador argentino Gareca, y los incas alcanzaban una final 44 anos después.

Brasil ganó la semifinal a Argentina con goles de Gabriel Jesús y Firmino, en un partido donde Messi acabo quejándose públicamente del arbitraje y enfrentándose a la Federación, lo que le acarreo una dura sanción.

La final en Maracaná tuvo el final esperado y los locales se alzaban con su noveno título en el escenario perfecto.

El mítico estadio de Rio de Janeiro, será la sede de la final 2021, con el partido más esperado del fútbol sudamericano, el clásico Argentina-Brasil. Aquí en el Pensador de Apuestas no pensamos perdernos este encuentro, aunque eso signifique otra noche en vela, siguiendo la siempre apasionante Copa América.

Juega con responsabilidad y solo si eres mayor de 18 años.

Acerca de Pensador de Apuestas

Pronósticos deportivos desde el año 2010. Yield del 15% en más de 2000 apuestas. Colaborador de Radio Marca.