Inicio / Pronósticos / Baloncesto / LEB Oro: Chocolates Trapa Palencia – Unión Financiera Oviedo
LEB Oro: Chocolates Trapa Palencia – Unión Financiera Oviedo
Palencia y Oviedo se enfrentan por cuarta ocasión en poco más de una semana. (Foto: elcomercio.es)

LEB Oro: Chocolates Trapa Palencia – Unión Financiera Oviedo

Buenas a todos. Vamos con un pronóstico de LEB Oro.

Se enfrentan Chocolates Trapa Palencia y Unión Financiera Oviedo en el Pabellón Municipal de los Deportes de Palencia.

El Unión Financiera Oviedo de Carles Marco ha llegado a estos Playoffs tras haber cosechado a base de “partirse el lomo” una más que meritoria cuarta plaza. Es cierto que Oviedo suele rondar esa posición, pero durante la fase regular, la tranquilidad y la suerte han brillado por su ausencia en el club carbayón. El 29 de diciembre de 2017, Fran Cárdenas, base titular del equipo, anunció que no volvería a pisar las canchas durante lo que restaba de temporada debido a una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Hasta ese momento, promediaba 24:35 minutos, 8,8 puntos y 4,1 asistencias por encuentro. Pero más allá de eso, Cárdenas desprendía liderazgo y seguridad, esos intangibles tan importantes en el baloncesto que se centran en la figura del base.

Por si fuera poco, el 21 de febrero del presente año, se anunció que Oliver Arteaga, mejor jugador del equipo (promedia 23:36 minutos, 13,9 puntos, 7,3 rebotes y 20,3 tantos de valoración por partido) y uno de los mejores centers de la competición, permanecería entre 6 y 8 semanas de baja por una rotura en la base del segundo metacarpiano de su mano derecha. Es decir, que Oviedo ha tenido que disputar ocho jornadas (desde la 24 hasta la 31) sin sus dos mejores jugadores.

Mientras Fran Cárdenas sigue progresando en su proceso de recuperación, Arteaga está a disposición de Marco desde hace tres semanas. Desde entonces, ha disputado minutos con la mirada puesta en estos Playoffs.

Si bien es cierto que la ausencia de tus dos mejores jugadores es dura para cualquier equipo, Oviedo ha sido un caso un tanto especial. Personalmente, considero que estas dos bajas han ayudado al resto de componentes de la plantilla a dar un paso al frente. Jugadores como Davis Geks, Mouhamed Barro o Romaric Belemene se han erigido en líderes, y se ha formado un bloque más compacto de lo que nos tiene acostumbrados Oviedo.

Pero si muchos jugadores han experimentado un gran crecimiento, hay uno que, en mi humilde opinión, ha experimentado una progresión más precoz que el resto: Fabio Santana. El base canario promedia durante la actual temporada 25:23 minutos, 7,5 puntos y 4 asistencias por partido. Estos guarismos incluyen los partidos en los que Fran Cárdenas estaba disponible, hecho que propiciaba un minutaje más reducido para Santana. Pese a ello, cuenta con cifras muy similares a las del base al que ha relevado. Se ha convertido en el faro del equipo, y aunque parezca de perogrullo, no es nada sencillo pasar de ser el suplente de una referencia sobre el parqué como Fran Cárdenas a tener que tomar las riendas del cuarto mejor equipo de la LEB Oro.

Se ha mostrado Oviedo como uno de los equipos más solventes de la competición. A nivel ofensivo, anota 76,6 puntos por partido (séptimo mejor de la categoría) pese a promediar 70 posesiones por partido (octavo más lento); con un gran rating ofensivo de 109,2 puntos anotados cada 100 posesiones (cuarto mejor). En tareas defensivas, es la quinta mejor defensa con un promedio de 73,8 puntos encajados por encuentro; y la segunda mejor defensa del perímetro, ya que los rivales solo anotan un 31,3% de los triples que intentan.

Se enfrentará Oviedo a un Chocolates Trapa Palencia cuya temporada se puede dividir en dos etapas claramente diferenciadas por el inquilino de su banquillo: entre agosto de 2017 y febrero de este año fue Joaquín Prado; y desde entonces hasta el presente lo es Alejandro Martínez.

Tras caer eliminado ante Burgos en la final de los Playoffs de ascenso, la cúpula del club optó por renovar solamente el contrato de Urko Otegui y Lamont Barnes (que acabaría marchándose a la vez que Prado). Se formó una plantilla con un presupuesto más reducido y, por si fuera poco, se anunció que el club palentino no podría disputar partidos en el Pabellón Municipal de Deportes de Palencia hasta que finalizasen las obras de remodelación del mismo. El equipo ha disputado, pues, la amplia mayoría de sus encuentros en Villamuriel del Cerrato, un pueblo situado a poco menos de 8 km de Palencia.

La temporada comenzó con Joaquín Prado, que pese a tratarse de un preparador honesto y humilde, lo cierto es que el equipo se caracterizó durante su estancia por el mal juego. Llegó en sustitución de Sergio García, entrenador que alcanzó grandes éxitos en su paso por el club palentino, y no convenció en ningún momento. Daba la sensación de que ir a ver un partido de Palencia era más un castigo que una actividad de ocio.

Prado fue destituido el 11 de febrero tras la derrota en casa frente a un Barcelona B que viajó a Palencia con una rotación de ocho jugadores. El preparador ovetense se despidió de Palencia con un balance de 9 victorias y 13 derrotas, y con el equipo en el duodécimo puesto de la tabla clasificatoria, posición inaceptable para un club como Palencia.

Tras su destitución, se contrató a Alejandro Martínez, y ahí todo cambió. El entrenador barcelonés impuso la antítesis de lo que se veía con Prado, es decir, un estilo de juego más dinámico y con más posesiones. A partir de la contratación de Martínez, Palencia encadenó seis victorias de manera consecutiva, algunas de especial mérito, como la cosechada en Lugo ante el todopoderoso Breogán por 80-82.

Además, en medio de ese ambiente de regocijo que se vivía en el club castellanoleonés, el 23 de febrero se produjo el “reestreno” del pabellón palentino, que presenta actualmente un aspecto mucho más moderno que antaño. Cuenta con 5000 localidades, dos y un parqué preparado para acoger los más prestigiosos eventos deportivos.

En los últimos Playoffs, Palencia fue el verdugo del propio Oviedo en los Playoffs, en una serie que experimentó un vuelco de 180º tras la victoria del conjunto palentino en Pumarín en el Game 1. El conocido como “efecto Pumarín” es una de las bases de Oviedo, ya que se trata de un pabellón muy particular (un “garaje”, en palabras de aficionados de equipos que han sufrido este efecto). Se trata de un recinto muy reducido, especialmente a nivel de localidades (solo cuenta con 1500) y de dimensiones, ya que dichas localidades se hallan muy próximas al parqué, lo cual lo convierte en el pabellón con más capacidad de presión sobre los partidos (jugadores, árbitros…) de la categoría. Oviedo no pierde en casa desde el 7 de enero, prueba fehaciente de la epopeya que supone sacar una victoria de tierras asturianas.

El duelo exterior será fundamental, con los la línea exterior de Palencia, formada por jugadores como Andrés Miso, Quique Garrido, Bryce Pressley, Nikola Cvetinovic o Jordi Grimau tratando de desarticular el entramado defensivo que tiene Oviedo en el perímetro y la de Oviedo, compuesta por Víctor Pérez, Davis Geks o Romaric Belemene tratando de dar continuidad a su magnífica temporada.

Pero donde en mi opinión estará la clave de la eliminatoria, será en la pintura. Oviedo cuenta con una de las baterías interiores más potentes de la LEB Oro, con un Oliver Arteaga ya recuperado, un Kenan Karahodzic que ejerce un aceptable rol de rotación y un Mouhamed Barro que ha explotado esta temporada en la LEB Oro a sus 22 años. Por su parte, Palencia vio notablemente incrementada la calidad de su línea interior con la salida de Lamont Barnes y el aterrizaje de Deividas Busma, que aportó mucha más consistencia al ‘5’ palentino. El lituano, junto a Urko Otegui y Dartaye Ruffin, tratará de frenar la potencia física ovetense en defensa; y en ataque tendrán que producir, ya sea en forma de bloqueos, canastas o creación de espacios para los tiradores.

En los dos encuentros disputados en Pumarín, Oviedo se llevó la victoria: en el primero, por 64-58; y en el segundo, por un contundente 91-76.

Lo cierto es que sería de justicia que Oviedo hubiese cerrado la serie con un 3-0, ya que el viernes estuvo por delante en el marcador durante todo el partido, pero una reacción final de Palencia hizo que se llevaran la victoria por 64-60. En el día de hoy, estoy convencido de que Oviedo no saldrá a especular. Además, no estarán solos, ya que un centenar de aficionados viajará de Oviedo a Palencia para animar a los suyos.

Creo que va a ser un partido muy igualado, quizá ligeramente dominado por Oviedo, como los tres disputados hasta el momento, por lo que el Hándicap Asiático de +7.0 que nos ofrecen me parece muy aprovechable.

¡Suerte a quien la siga!

Tipster: Javier (@_JavierV_)
Apuesta: Oviedo HA +7.0 – Cuota: 1.71 (Bet365)
Stake: 2/10 – Probabilidad: 65%
Fecha y Hora: 13/05/2018 – 12:30
Resultado: Chocolates Trapa Palencia 91 – 81 Unión Financiera Oviedo
Ganancia: -2u
Las cuotas son correctas en el momento de publicación, 10:30 – 13/05/2018, y están sujetas a cambios

¿Vas a seguir este pronóstico? Compártelo:
¿Vas a seguir este pronóstico? Compártelo:

Acerca de Javi

Javi
Amante del deporte. Colaboro en el Pensador de Apuestas.

Deja un Comentario

También puedes comentar cubriendo el siguiente formulario. *Campos obligatorios

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons