Inicio / Pronósticos / Baloncesto / La Apuesta Kirolbet de la semana (LVII)
La Apuesta Kirolbet de la semana (LVII)
Kirolbet nos ofrece mercados muy interesantes a la hora de apostar.

La Apuesta Kirolbet de la semana (LVII)

Buenas a todos. Vamos con un pronóstico de LEB Oro.

Se enfrentan TAU Castelló y Club Melilla Baloncesto en el pabellón Ciutat de Castelló. Encuentro correspondiente a la tercera jornada de los cuartos de final de los Playoffs de ascenso a la Liga Endesa.

El Club Melilla Baloncesto de Alejandro Alcoba es el equipo con más presupuesto de los ocho contendientes de estos Playoffs. Pese a ello, se ha mostrado como uno de los más irregulares de la competición. Ha alternado actuaciones sensacionales, como las victorias en el Joan Busquets frente al Prat o en el Nou Congost contra Manresa, con baches como las tres derrotas seguidas ante equipos mucho más humildes como Lleida, Cáceres y Araberri.

Por su parte, TAU Castelló llega a estos playoffs con el cartel de equipo humilde. Los de Toni Ten han completado la mejor fase regular en la historia del club, pero no disponen de tiempo para celebrarlo, ya que ahora se les presenta una empresa francamente ardua, más si cabe tras conocer la noticia de que la FEB no les permite fichar a un pívot tras la lesión de larga duración de Edu Gatell, uno de los pilares fundamentales del equipo.

El juego interior del equipo va a tener que asumir un papel fundamental, ya que va a tener que producir en ataque ante la segunda mejor defensa de la competición, con un rating defensivo de 99,3. Es decir, el conjunto melillense apenas concede 99,3 puntos al rival por cada 100 posesiones, mientras que TAU Castelló anota 102,2 tantos también cada 100 posesiones, siendo el quinto peor equipo en este aspecto de la competición. Además, Melilla solo encaja 70,3 puntos por partido, siendo también el segundo mejor equipo en este apartado. Sin duda, estas cifras son posibles gracias, especialmente, al trabajo defensivo de sus hombres interiores, que ejercen una gran intimidación. Fran Guerra, Mamadou Samb, Javi Lucas y Massine Fall forman una de las mejores baterías interiores de la competición.

Pero su aportación no se limita solo al apartado defensivo. A nivel ofensivo, al tratarse de jugadores de distintos perfiles, disponen de un amplio abanico de recursos. Fran Guerra es el principal valedor de la pintura melillense. Promedia 25:20 minutos, 11,8 puntos, 6,7 rebotes y 2,8 asistencias por partido. Los encargados de frenar el poderío físico del propio Guerra y de sus serán Kyle Rowley, sexto máximo reboteador de la competición con un promedio de 7,4 capturas por partido; Juanjo García, que está tratando de recuperar esta temporada su nivel de antaño tras una grave lesión de rodilla; Charles Nkaloulou, que ha sido una pieza importante en el ‘4’ para Toni Ten; y Tautvydas Sabonis, que tendrá que alternar entre el ‘3’ y el ‘4’ con motivo de la ausencia de Gatell. No será una experiencia nueva para él, ya que durante la presente campaña Toni Ten se ha visto obligado a situarle en esa posición, especialmente durante la baja de Nkaloulou por un esguince de tobillo, allá por el mes de enero.

El conjunto castellonense es el equipo que más up-tempo propone de la categoría. Promedia 75 posesiones por partido, líder en este aspecto. Esto les permite ser el sexto equipo que más anota de la competición, 76,6 puntos por encuentro, aunque viendo el número de posesiones que emplean, puede resultar un guarismo un tanto pobre.

Melilla, por su parte, promedia 69,2 posesiones por partido, y hace un mejor uso de ellas que su rival: anota 107,1 puntos cada 100 posesiones, noveno mejor equipo de la competición. Una de las principales batallas de la eliminatoria será, pues, ver qué equipo es capaz de controlar el tempo del partido.

Otra de las batallas importantes será la del bloqueo directo en la cabecera. Dani Rodríguez es uno de los bases más talentosos de la competición, y tiene en esta jugada su especialidad. Es capaz de dominar partidos a su antojo a partir de ella, bien sea asistiendo o jugando 1×1. A buen seguro, Ten habrá preparado recetas en contra de estos sistemas, aunque hay veces en las que el talento, por muchas horas que un entrenador pueda dedicar a analizar en el “laboratorio”, se acaba imponiendo.

En los dos primeros encuentros de la serie, disputados en el pabellón Javier Imbroda de Melilla, el conjunto melillense se ha mostrado como lo que es, un equipo bastante superior en todas las facetas del juego al castellonense. Es cierto que en el segundo encuentro los de Toni Ten supieron competir mejor que en el primero, donde pagaron «la novatada», ya que fue el primer partido de Playoffs en la historia del club. Pienso que Melilla saldrá decidido a por el 3-0, ya que como el propio Alcoba ha comentado en la rueda de prensa previa a este encuentro, si logran la victoria mañana, tendrán más tiempo para descansar para un hipotético cruce en semifinales ante el mejor equipo de estos Playoffs, el CB Prat.

Pienso, por tanto, que este Hándicap Asiático de +9.5 que nos ofrecen es una opción más que válida para combinar.

En el segundo encuentro de la combinada, se enfrentan Club Baloncesto Ciudad de Valladolid y Club Bàsquet Prat en el Pabellón Pisuerga. Encuentro correspondiente a la tercera jornada de los cuartos de final de los Playoffs de ascenso a la Liga Endesa.

La fase regular del Club Bàsquet Prat ha sido histórica. El club del Baix Llobregat, pese a tener el principal objetivo de la salvación (como en las últimas campañas), ha conseguido aumentar su prestigio en la competición de manera tan inesperada como merecida.

El comienzo de esta exitosa temporada tuvo lugar, en mi opinión, el 22 de junio de 2017, día en el que se anunció la contratación de Arturo Álvarez como entrenador, en sustitución de Roberto Sánchez. El asturiano llegó procedente del Sáenz Horeca Araberri, debutante en LEB Oro la temporada pasada, donde cuajó una campaña más que decente, especialmente durante la primera vuelta. Finalizó en undécima posición debido a que en los últimos 15 partidos de la fase regular solo fueron capaces de lograr 2 victorias, cayendo derrotados en 13 ocasiones. Era un equipo que giraba en torno a las figuras de Zaid Hearst y Johnny Berhanemeskel, máximos anotadores de la competición la pasada temporada con un promedio de 20,2 y 18,9 puntos por partido, respectivamente. Actualmente, Hearst está jugando en el NPC Rieti, en la Serie A2 Oeste. Promedia 17,83 puntos anotados por partido. Por su parte, Berhanemeskel se encuentra en la ciudad de Bremerhaven, ubicada en la zona norte de Alemania. Promedia 13,85 puntos por partido en el equipo de dicha ciudad, el Eisbären Bremerhaven.

Otra de las fechas de vital relevancia para entender la evolución del Prat fue el día siguiente al de la contratación de Arturo Álvarez, el 23 de junio de 2017. Se anunció que el Prat y el Joventut de Badalona, club de Liga Endesa, rompían la vinculación que mantenían desde la temporada 2004/05, por lo que el Prat dejaba de ejercer tareas de formación de jugadores de futuro para la Penya.

En lo que respecta a estos Playoffs, cabe destacar que el presidente del Prat, Arseni Conde, afirmó en los micrófonos de Catalunya Ràdio que, en caso de ascenso, renunciarían a la plaza de Liga Endesa. Con el Joventut metido de lleno en la lucha por la salvación en la Liga Endesa, en caso del ascenso del Prat prefiero evitar pensar en lo que podría suceder… Cabe destacar que la causa de su desvinculación no fue una mala relación entre ambos clubes. Todo lo contrario, aún mantienen viva su relación, aunque no a nivel oficial.

En el plano deportivo, el Prat cuenta con una de las mejores plantillas de la competición, caracterizada por su equilibrio entre el juego interior y exterior. El trabajo de Arturo Álvarez junto a la dirección deportiva ha sido, probablemente, el más meritorio de los 18 equipos de la LEB Oro, ya que pese a contar con unos medios y un presupuesto inferior al de equipos como Manresa o Melilla, han conseguido finalizar la temporada por delante de los mismos. Es importante destacar que el roster del Prat cuenta con hasta seis debutantes en la LEB Oro, hecho que añade todavía más mérito a la temporada del conjunto catalán.

En cuanto al estilo de juego del Prat, es importante destacar que, pese a que Álvarez afirmó en los albores de la temporada que el estilo de juego del equipo iría evolucionando hacia un juego rápido y con muchas posesiones, lo cierto es que es el equipo que menos posesiones emplea por encuentro, 68,7, dato clave bajo mi punto de vista para llegar a entender la fiabilidad y solidez del equipo.

En términos defensivos, es el equipo que menos puntos encaja por partido, una media de 67,58. El rating defensivo asusta: cada 100 posesiones, encajan 97,4 puntos, siendo el mejor equipo también en este aspecto.

Pero la estadística defensiva no se queda ahí. El Prat es el equipo que permite un menor porcentaje de acierto en el tiros de dos puntos a los equipos rivales; una media del 46%. Por último, es el segundo equipo al que menos rebotes ofensivos le capturan: 8,1 por partido, solo por detrás, sorprendentemente, de Iraurgi, descendido, que ha permitido 7,9.

A nivel ofensivo, al disponer de tan pocas posesiones por partido, es uno de los equipos que menos promedia: 73,7 por partido, 14º en este apartado junto a Iberostar Palma. Su eficiencia ofensiva es de 107,3 puntos por cada 100 posesiones, octava mejor de la competición.

De estos datos podemos concluir que el éxito del Prat radica en la defensa, a la que Arturo Álvarez hace referencia en todas las ruedas de prensa. Si mantiene este nivel defensivo durante la postemporada, será un equipo tremendamente difícil de superar.

El Club Baloncesto Ciudad de Valladolid de Paco García ha finalizado la fase regular en novena posición. Es uno de esos equipos en los que ha reinado la irregularidad. Buenas pruebas de ello son sus pronunciados picos de forma: entre las jornadas 19 y 26, cosecharon un balance de una victoria y siete derrotas. Entre la 27 y la 30, ganaron cuatro encuentros de manera consecutiva (uno de ellos por 25 puntos frente a Melilla); y entre la 31 y la 34, encajaron cuatro derrotas seguidas. Son capaces, pues, de lo mejor y de lo peor.

Lo cierto es que esa novena posición adquiere gran valor cuando se tiene en cuenta que se trata Valladolid de un club recién ascendido de la LEB Plata, y que está disputando la primera temporada de su historia en la LEB Oro. Matizar que el club no se trata del antiguo Club Baloncesto Valladolid, desaparecido con motivo de serios problemas económicos, sino que este Club Baloncesto Ciudad de Valladolid se fundó en verano de 2015 a raíz de la desaparición de aquel Club Baloncesto Valladolid. Al nuevo club se “mudaron” en aquel verano todos los estamentos del antiguo club vallisoletano, incluido su presidente, Mike Hansen. Disputa sus encuentros donde lo hacía antaño el Club Baloncesto Valladolid, en el Pabellón Pisuerga.

En cuanto a la plantilla, el club optó por renovar a cuatro de los jugadores que ascendieron de LEB Plata, y fichar a cinco caras nuevas para completar una plantilla que destaca por el equilibrio entre todas sus líneas. La principal carencia que se le puede encontrar es, quizá, el juego interior. Cristian Uta y Maximilian Hopfgartner son jugadores de rotación que carecen de relevancia. Jito Kok es un pívot holandés que, si bien es cierto que ha experimentado una notable progresión a lo largo de la temporada, es demasiado joven para cargar el peso de un equipo de LEB Oro a sus espaldas. Lamont Barnes es un pívot que, a sus 39 años de edad, atraviesa delicados momentos a nivel físico.

La responsabilidad recae, pues, sobre el capitán e indiscutible líder del equipo, Sergio de la Fuente, que está promediando 28:25 minutos, 15 puntos y 6,8 rebotes por partido, consiguiendo trasladar sus cifras de LEB Plata a una categoría superior. Eso, sumado a los intangibles que aporta sobre la pista y fuera de ella, le convierten en el jugador más importante de la plantilla.

En el base, encontramos a Josep Pérez como indiscutible titular en el CB Prat. Es un jugador que cuenta con la total confianza de Arturo Álvarez, básico en sus esquemas. Promedia 29 minutos un 39,6% en tiros de campo y 11,06 puntos por partido. Tendrá enfrente a un Óscar Alvarado que, curiosamente, fue dirigido por el actual técnico del Prat en Araberri la pasada temporada, y que ha finalizado la fase regular como máximo asistente de la competición.

En la posición de escolta, por parte del Prat jugará Marc Blanch (que es un 2-3), jugador muy veterano (36 años) con experiencia ACB. Es básico en los esquemas de Arturo Álvarez. No en vano, promedia 24:47 minutos y 10,6 puntos por partido. Por parte de Valladolid, jugará Greg Gantt, escolta con experiencia en LEB Oro (había pasado por Palencia y Huesca) que cuenta con la total confianza de Paco García. Cuenta con un buen tiro de tres (44%), y promedia 25:48 minutos y 11,9 puntos por partido.

En el ‘3’ se vivirá, probablemente, el enfrentamiento más atractivo de la eliminatoria. Caleb Agada ha sido el jugador más determinante del CB Prat esta temporada, y uno de los más completos de la competición. Es un alero con una variedad de recursos y un poderío físico asombrosos. Procedente de Ottawa, ha debutado esta temporada en el continente europeo. Y no se le ha dado nada mal: ha promediado 25:17 minutos, 14,4 puntos 4,5 rebotes, 2,3 asistencias por partido y 2,3 recuperaciones por partido. con una valoración media de 14,5. El encargado de frenarle y de hacerle sufrir en defensa será uno de los hombres importantes para Paco García, Rowell Graham-Bell. El británico es otro alero muy físico, que pese a que este año ha visto reducido su protagonismo, el año pasado fue fundamental en el ascenso a LEB Oro del club pucelano. En esta fase regular ha promediado 16:30 minutos, 5,3 puntos y 3,3 rebotes por partido. Su trabajo en defensa sobre Agada será muy importante para que Valladolid pueda tener opciones reales de acceder a la siguiente ronda.

En el juego interior, Prat tiene una ventaja considerable, aunque en el ‘4’ quizá no tanto. Ahí se verán las caras Pep Ortega, que tras su fallido paso por Francia regresó en febrero al club que le dio cobijo la temporada pasada; y Sergio de la Fuente, que como se ha expuesto y argumentado anteriormente, es el alma de un CBC Valladolid que necesitará de su mejor versión para ser competitivo. Ortega, por su parte, promedia desde que fichó por el club catalán 17:24 minutos (que, sin duda, se verán incrementados en estos Playoffs), 5,7 puntos y 4,2 rebotes por partido, aportando además intangibles que, por más que pasen los años, no desaparecen de su personalidad: entrega, intensidad defensiva y energía en cada acción.

En el ‘5’ es donde considero que Prat tiene la mayor ventaja. Emanuel Cate, Martynas Andriuskevicius y Marlon Johnson se han mostrado como dos pívots de garantías, especialmente el primero. Cate es internacional absoluto con la selección de Rumanía, y ha promediado en fase regular 27:03 minutos, 10,7 puntos, 8,5 rebotes y 1,5 tapones por partido, siendo así el máximo reboteador y taponador de la competición. Andriuskevicius, por su parte, es un jugador mucho menos técnico, pero su 2,18 le da vida al Prat cuando Cate no está en pista. Promedia un 44% en tiros libres, que le impide ser un “todoterreno” como su homólogo rumano. Por lo demás, no cuenta con malos promedios: 18:24 minutos, 6,4 puntos y 5,1 rebotes por partido. Por último, Marlon Johnson es un pívot muy físico y atlético, que no se corta a la hora de tirar de media y larga distancia. Promedia 17:40 minutos, 4,8 puntos y 3,9 rebotes por partido.

Se enfrentará este trío al formado por Jito Kok como titular y Cristian Uta y Lamont Barnes en la rotación. A nivel personal, no me parecen pívots que vayan a ser capaces de parar a Cate y Andriuskevicius, ya que, o no son lo suficientemente contundentes, caso de Kok y Uta; o directamente no tienen la capacidad física para disputar un partido de Playoffs, caso de Lamont Barnes.

Un ejemplo de esta superioridad interior fue el primer partido de esta serie, disputado hace siete días. Emanuel Cate fue el jugador más valorado del mismo. Anotó 10 puntos, capturó 11 rebotes y recibió 6 faltas, para un total de 26 tantos de valoración.

Para el encuentro de hoy será baja Pep Ortega, quien ya no pudo disputar ni gran parte del primer encuentro ni ningún minuto del segundo debido a una lesión. Por suerte para el Prat, cuentan con varios jugadores capaces de asumir responsabilidades en dicha posición, por lo que, como se demostró en el segundo match, no debería afectar en exceso.

En conclusión, espero una eliminatoria dominada de cabo a rabo por el Prat, con partidos a pocas posesiones y pocos puntos. De hecho, así lo ha manifestado Arturo Álvarez en L’Esportiu: “Tienen un gran entrenador, Paco García. Nos conocemos mucho. Para ellos la defensa es prioritaria, y a mí también me gusta mucho trabajarla. Serán partidos con no muchas posesiones y con poco juego rápido, muy tácticos y con defensas variables y estructuradas”.

Si los catalanes consiguen ralentizar el juego como han hecho en los dos primeros encuentros de la serie y limitar transiciones rápidas de cualquier índole, dudo que los de Paco García consigan rascar un solo partido. La superioridad individual del Prat es evidente, por lo que espero una nueva victoria para ellos. Eso sí, creo que en este caso merece la pena hacer uso de este Hándicap Asiático de +2.5, pues se puede llegar a un final tremendamente igualado, y disponer de ese pequeño «colchón» puede ser vital.

¡Suerte a quien la siga!

Tipster: Javier (@_JavierV_)
Apuesta: Melilla HA +9.5 + Prat HA +2.5 – Cuota: 1.85 (Kirolbet)
Stake: 2/10 – Probabilidad: 65%
Fecha y Hora: 11/05/2018 – 20:45
Resultado: TAU Castelló 71 – 69 Melilla / Valladolid 51 – 58 Prat
Ganancia: +1.70u
¿Vas a seguir este pronóstico? Compártelo:
¿Vas a seguir este pronóstico? Compártelo:

Acerca de Javier Stat

Javier Stat
Amante del deporte. Colaboro en el Pensador de Apuestas.
Simple Share Buttons